viernes, 12 de febrero de 2010

Chumacero en San Valentín

I like corny. I'm looking for corny in my life.

Frase de película que disfruto mucho y que para efectos de mi propósito expresa lo justo...lo necesario...lo indispensable.

No celebro el San Valentín, pero sí aquello que te produce esa sensación de implosión, inexplicable para los sentidos, pero no para el espíritu.

En este poema de Alí Chumacero el tiempo no es un continuo absoluto, pero el amor sí...si se siente de verdad.

Espero que les guste y sea cual sea la clase de amor que invade su presente, se preserve inmutable.

Segura estoy que incluso los más reacios han gozado alguna vez lo cursi en su vida....

A todos les dejo éstas, las palabras de un grande.

Afanosa deseo que al leerlo, piensen en todos los seres que en ustedes han echado raíz...

SALUDOS
YU


Poema de amorosa raíz


Antes que el viento fuera mar volcado,

que la noche se unciera su vestido de luto

y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo

la albura de sus cuerpos.

Antes que luz, que sombra y que montaña

miraran levantarse las almas de sus cúspides;

primero que algo fuera flotando bajo el aire;

tiempo antes que el principio.

Cuando aún no nacía la esperanza

ni vagaban los ángeles en su firme blancura;

cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;

antes, antes, muy antes.

Cuando aún no había flores en las sendas

porque las sendas no eran ni las flores estaban;

cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,

ya éramos tú y yo.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Knocked up

Me animé a comprar Knocked up, película de Judd Apatow, guionista y director de The 40 year old virgen. Supuse que al haberme enganchado con el encantador Andie, bien podría reírme con una bruta que se embaraza de un loser, pero no, la movie es un asco.

Empezando por su título en español Ligeramente embarazada, el cual me parece una aberración; no dudo que haya sido un hombre el que le puso así. Sólo una embarazada, que ha padecido pies hinchados, vómitos, dolor de espalda, caída de pelo, estrías, insomnio y un dolor infernal con el desgarramiento de media vagina al momento de arrojar al chamaco, sabría que cuando se está embarazada, no se está “ligeramente”,- ni levemente, tenuemente, sutilmente o livianamente, bueno ningún sinónimo aplica caray- se está y ya, y por lo que me han contado, físicamente se siente de la shit- no me malinterpreten, yo soy de la idea de que una vez que oyes chillar a tu chilpayate por vez primera y le ves sus piecitos regordetes, olvidas todo el horror, pero de que se sufre se sufre.

Allison Scout, una reportera de E Entertainment, mujer exitosa e independiente- ni tanto porque a pesar de ser bonita, inteligente y sexy, no tiene galán, vive en la casa de huéspedes de la mansión de su hermana, no tiene amigos y es nana de sus sobrinas- es ascendida, por lo que decide salir a celebrar con Debbie, su hermana, a un antrillo de la ciudad.

Ahí conoce a Ben, un wey mega loser que tiene el acierto de conseguirle un par de cervezas con el cantinero mamón que atiende al que se le antoja. Gracias a ese tierno detalle- el pendejismo femenino es cuestión de sentimiento no de inteligencia- Allison y Ben se la pasan bebiendo, bailando y tomando videos con un celular.

Hasta ese punto no cabría crítica alguna de mi parte porque todos- Sí, me incluyo- alguna vez hemos conocido a una persona, con la cual no queremos más que compartir unos drinks, bailar y reír con alguna babosada atinada que tenga al momento.

Ya si de plano se está muy ebrio, urgido o deprimido, cometes la idiotez de aventarte a tener sexo y quien quita, de menos el individuo sea bueno en eso. Pero nunca de los nuncas se está demasiado pedo para verificar que haya un condón de por medio y con mucha más razón, si no conoces los antecedentes cogelones de éste. Sabrá Dios qué tipo de tepocatas, alimañas, víboras prietas y sanguijuelas pueda pegarte.

En un confuso momento de calentura Allison no revisa que Ben se haya puesto el condón, quien a su vez desiste de hacerlo cuando ella le grita “Hazlo de una vez”- Refiriéndose al condón, no al ya métemelo!

A la mañana siguiente ella retoma su controlada vida, no sin antes despedirse de Ben (con cara disimulada de fuchi), de quien asume, no tendrá que volver a saber nada.

Ben vuelve a su casa, un lugar semi abandonado que habita con 4 amigos: el gordo judío, el flaco canadiense, el convertido al Islam que ha decidido no rasurarse o cortarse el cabello en un año y el que duerme desnudo- una bola de monos sin que hacer, planes de vida o metas claras. Su única idea es crear un website donde la gente consulte películas que expongan senos o vaginas de actrices conocidas. Como cualquier típico hombre farol, que se siente super semental, Ben llega a presumirles que se cogió a la chava.

Cuando Allison se entera de que está embarazada le pide a Ben que la acompañe para corroborarlo con un médico.

Para no hacerles el cuento largo ella decide tener al bebé y él de una forma u otra quiere apoyarla. Lo inverosímil es que Allison quiera tener una relación amorosa con él, sobretodo cuando ve que él está desempleado por gusto, tiene 19 dólares en el banco y sólo se la vive fumando marihuana o jugando.

Será que ya estamos tan acostumbrados a escuchar que diariamente cientos de mujeres se fajan las bragas y asumen la bronca de un embarazo no deseado, mientras que el otro cincuentaporciento responsable se da la media vuelta valiéndole madre, que no acepté muy bien esta premisa.

Uno no esperaría que una mujer con otra visión del mundo, aspirara a embelesarse de un tipo así pensando que es por el bien del bebé. En otro caso, te esperarías un aborto, o una adopción como en Juno, pero no tener un novio loser sólo porque se está embarazada.

Una vez que lo intentan comienzan la diferencia de perspectivas; ella busca cunas, doctores y libros de paternidad, él…básicamente sigue marihuaneándose.

Si me atrevo a decir que es un asco de película es porque a pesar de que está planteada como una comedia, de las cuales sabemos de sobra, tendrán un final feliz,- Omito revelar qué sucede con Allison, Ben y su bebé, es de suponerse- son ligeras, graciosas y sutiles narrativamente hablando, ésta es lenta, los chistes no divierten y de pronto parece que los personajes ya no saben qué decir. En verdad clamas porque llegue el fin, mucho más si no se está acostumbrado al humor norteamericano.

Lo único que verdaderamente me dio risa es el hecho de pensar que aún hoy en día, a pesar de la programación televisiva tan explícita que tenemos hasta con Patito, el internet y canciones reggetoneras como Gasolina, todavía haya este tipo de metidas de pata no sólo en pubertas quinceañeras sino en mujeres de veinte y treinta y tantos, de cualquier extracto educativo y social. En un mundo ideal y hollywoodense, sólo quedas embarazada de un loser; en el real, eso es lo que menos debería espantarnos, sabiendo que anda tanto chancro, papiloma o VIH, suelto por ahí.

SALUDOS

YU